Completamente delirante

EL RINCÓN DE NEWMAN

Por MRNewman

Los Sushi Ninjas creen que están ayudando. Alerta de Spoiler: No son y son completamente delirantes.

sushininja_crash

Sushi Ninja en una forma abreviada, es una serie de anime CG de código abierto. La serie es sobre tres piezas antropomorfas de sushi que quieren ser Ninjas Sushi y héroes. ¿El problema? Son ninjas terribles y completamente delirantes. Esto lleva a más humor cuando una princesa llega y necesitan la ayuda real la cual son rápidos de proporcionar, pero son realmente, realmente malos en ello. Estas tres piezas de sushi realmente piensan que son heroicas y útiles, pero en su lugar causan más problemas, son inicialmente muy cobardes y menos útiles de lo que piensan.

Cuando nos encontramos con los tres Ninjas Sushi, están sentados viendo la televisión. No están entrenando, no se están preparando para ser realmente útiles, y no se están preparando para la acción. Están sentados como bultos en su sofá, peleando entre sí por cosas inconsecuentes. Cuando llega la princesa, entran en acción pensando que van a ser capaces, pensando que van a salvar el día, pensando que van a salvar a la chica. Ellos no están haciendo. Al final, el día es salvado principalmente por… la princesa, como su ilusión está en plena pantalla, fallando miserablemente para mantenerse al día.

sushininja_ep03

Al final, la princesa se queda frustrada cuando estos tres bobos prometen mantenerla a salvo. Al final, ella no los necesitaba porque este trío delirante era incapaz de prepararse o hacer lo que se necesitaba hacer. Aunque creían que estaban ayudando, no lo hicieron.

Lo hacemos con regularidad. Exageramos nuestra propia importancia, creyendo que estamos en el centro de todo. Nos convertimos en sabios en nuestros propios ojos, pensando que somos justos, cuando en realidad no lo somos. Cuando hacemos esto, somos aún menos capaces de hacer lo que hay que hacer que un necio (Proverbios 26:12). Conozco este comportamiento, porque lo he hecho antes.

Para los que no lo saben, soy un ingeniero profesional licenciado. Esto requiere un número de años de experiencia siendo un ingeniero, así como pasar dos exámenes de 8 horas por separado (más si tiene licencia en California, pero divago). Pasé el primer examen bajo condiciones menos que óptimas, así que cuando estaba para el examen final, oficial, conseguí reprobar. Confié en mí mismo. Supuse que era lo suficientemente inteligente, listo para rodar, y no necesitaba estudiar tan duro. Quiero decir, pasé la primera y todo el mundo me dijo que la primera prueba era mucho más difícil que la segunda. Después del examen, todavía me consideraba un genio que lo logró. Me creí totalmente correcto y listo para rodar… luego unos meses más tarde conseguí los resultados. Fallé. Mal. No pasé una sola sección del examen. Al estar demasiado confiado en mis propias habilidades, había creado esta ilusión de que era imparable. Yo no lo estaba.

Cuando volví a tomar el examen 6 meses más tarde, estudié mucho más difícilmente, pasé horas concentrándome en el examen en los días finales hasta que llegó. Pasé la segunda vez. Permitiendo que mi ilusión se fuera se abrieron mis ojos a la realidad… puedo ser inteligente, pero no puedo simplemente atravesar todo. Ninguno de nosotros puede.

Cuando lo pienso verdaderamente desde una perspectiva bíblica, pienso en el rey Roboam. Roboam era el rey que seguía a Salomón, y el que miraba cómo Israel se desmoronaba en dos reinos diferentes. Cuando el pueblo que dirigía Jeroboam le pidió que aligerara sus cargas, Roboam se volvió hacia los hombres que habían guiado a su padre. No le gustaba lo que tenían que decir. En lugar de eso, fue a buscar amigos suyos, un grupo de hombres que le dijeron lo que quería oír. Pensando en sí mismo como más inteligente y más capaz que Jeroboam, insultó a la gente, hizo sus cargas cotidianas más pesadas, e hizo lo que sus amigos dijeron, insinuando que estaba más dotado que su padre. Sí, realmente hizo esto (1 Reyes 12:10, 2 Crónicas 10:10).

Cuando dejamos que nuestro orgullo se haga cargo, nos volvemos ilusorios ante nuestras propias fallas. Eso es lo que hicieron los Sushi Ninjas. Eso fue lo que hice. Eso es lo que hizo Roboam. Todos lo hacemos, pero hagamos un inventario de nosotros mismos. Observemos dónde estamos débiles y dónde somos fuertes. No seamos una carga para los demás porque creemos que podemos hacer lo que no podemos. No seamos totalmente delirantes.

Artículo tomado de: Beneath The Tangles

Traducción de: Alexis “El Broder” Rodríguez

Anuncios

Un pensamiento en “Completamente delirante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s