Entre los paneles: La salvación según “Trigun”

La inclusión deliberada de Nightow del mensaje de salvación cristiano en ‘Trigun’ habla de un poder más grande para salvar dentro del mundo de Gunsmoke.

Por CutsceneAddict, de Beneath The Tangles

vash1

A primera vista, la fusión extraña del Cristianismo con la aventura western/sci-fi Trigun parece tan improbable como la aprehensiva amistad de Vash y Wolfwood. Pero la combinación inverosímil, en última instancia, funciona como ironía, una que refleja muchas aparentes contradicciones del protagonista Vash: pacifista/pistolero, criminal buscado/salvador, ángel/demonio. Intenta justificar esos personajes dentro de una sola persona, y tienes el enigma que es Vash.

Una contradicción andante, Vash a menudo trae a la mente las múltiples facetas de la fe cristiana: la guerra entre la carne y el espíritu, el hombre viejo y el nuevo, la misericordia y la justicia. Trigun no solo es rico en espiritualidad, sino que va más allá de simplemente escribir y mostrar a Vash como una figura de Cristo y, de hecho, retrata elementos de la fe cristiana mientras la narración se desarrolla.

Tal vez lo más icónico es la salvación de Wolfwood en el anime. Inspirado por el camino tipo Cristo de la vida de Vash, el sacerdote descarriado arrastra sus heridas mortales en una capilla cercana, se arrodilla y pone sus pecados pesados ​​(y arma en forma de cruz) delante de Dios. Es quizá la interpretación más literal de la animación de la salvación cristiana y una escena realmente lacrimógena (Una tan memorable como para poner a Wolfwood en una lista “Top Ten de las muertes animadas más tristes”). Icónica como es, sin embargo, esta escena es ninguna parte se encuentra en el manga de Trigun.

vash2

“Mis pecados son muy pesados. Muy pesados. Muy pesados para poderlos expiar… ¿Todo lo que hice en mi vida fue un error? ¿Estaría mal que ahora te pidiera perdón”

El manga de Trigun, una recopilación en dos partes llamados Trigun y Trigun Maximum (debido a problemas de derechos de autor que ocurrieron), pudo haber aumentado su homólogo de anime a múltiples temporadas, más de 60 episodios de la serie. De manera tradicional libro-a-película, sin embargo, Trigun dejó arcos enteros de contenidos atrás cuando se dio el salto a la gran pantalla. Para compensar, mucho del anime está dedicado a los sentimientos y los escenarios no mostrados en el manga (la confesión de Wolfwood en la iglesia es uno de ellos).

En el manga, el cura pródigo dice sus oraciones y admite el peso de sus pecados, pero todo va hacia abajo con la brevedad urgente en medio de un aluvión de balas sangrientas. El punzante de Wolfwood no sólo pasará unos capítulos más adelante implicando que ha encontrado un sentido del perdón divino, sino que también requiere un poco más de lectura-entre-las-líneas. Desde un punto de vista cristiano, el momento de crisis de Wolfwood habla de la salvación no circunstancial, algo que nunca está en la lista, a pesar de la situación y el yo; similar a la conversión del ladrón en la cruz. Ese es un conveniente y claro momento de la reconciliación en la iglesia desierta en la animación, pero en su lugar el manga crea un escenario igual para la reflexión.

vash3

Irónicamente, Vash, que se encuentra frente a una especie de Cristo de Wolfwood en el anime, se esfuerza bajo el peso de sus propios pecados -más- que en en el manga. Se culpa de un accidente que causó en el pasado, que acabó con toda una población de personas. Teniendo en cuenta sus poderes y tratando de justificar su existencia como una planta semejante a Dios en la humanidad, Vash elige la vida de un pacifista y protector con el fin de expiar sus crímenes. Cuando los fantasmas de su pasado vuelven a aparecer, lo que le obligó a revivir psicológicamente el día que se llevaron miles de vidas, Vash cae en la depresión. Desesperado por alivio, entra en una iglesia cercana, justo a tiempo para escuchar el mensaje de salvación más literal en una página de manga. Pero rechazará la oferta.

“Mis pecados son imperdonables. Nadie puede perdonarme”, reflexiona, con indiferencia.

Viendo a una icónica figura de “Cristo”, lucha con su propia comprensión del perdón de Cristo y es, a la vez, paradójicamente, desconcertante e intrigante. El respeto de Vash por la santidad de la vida y la creencia en las segundas oportunidades, incluso para los más viles criminales, es admirable, pero esa admiración se corrompe siempre con tan poco con la realización de que la culpa lo lleva a la benevolencia tanto como su amor por la vida.

“Se puede ganar la salvación?”, las narrativas de Wolfwood y Vash hacen que todos directamente nos hagamos esta pregunta integral. A pesar del fuerte enfoque de Trigun en la auto-recompensa y el arrepentimiento, el autor Nightow (intencionadamente o no), llega a la conclusión de que la salvación es algo aceptado en lugar de logrado.

A través de los dos arcos narrativos de Vash y Wolfwood, los dos hombres armados se enfrentan al mismo peso del pecado. La tremenda culpabilidad de Vash le hace jugar al mártir, sin levantar su arma para tomar una vida, incluso cuando ciertas vidas le causan un inmenso dolor personal y persecución. Wolfwood –miembro de la religión de culto pseudo-cristiana, Ojo de Miguel– asume que él está demasiado profundo en la traición y el crimen ya, y así continúa disparando primero y preguntando después, considerándose a sí mismo una causa perdida en los ojos de Dios. Mientras que toman el polo opuesto en la misma situación, tanto Vash como Wolfwood se creen incapaces del perdón por sus pecados. Un auto-orgullo paradójico los ciega a la realidad de la salvación.

La vergüenza no es por lo general la palabra que viene a la mente cuando pensamos en el orgullo. El orgullo es un alarde, cosa segura de sí misma, arrogante, que se pavonea como un competidor en la pista y se muestra como un letrero de neón. Pero el orgullo también está envuelto en la reputación, algo que nos gusta adornar con palabras como “dignidad” y “honor”, y si no se controla adecuadamente, la dignidad puede cegarlo uno en su propia arrogancia.

vash4

Bajo el peso de su culpa, Vash con frecuencia se encuentra con los fantasmas de su pasado.

Inherentemente, Vash sabe que ha cometido pecados en su pasado que necesita expiar, pero cree que dedicarse a una vida de expiación es la única opción disponible. Es humilde y desinteresado, dispuesto a soportar incluso la más humillante de las torturas de sus perseguidores y, sin embargo, irónicamente, su increíble orgullo en su auto-aflicción lo ciega a la realidad de una pizarra limpia. La oferta de salvación de Dios parece demasiado fácil a Vash. Él no quiere una salvación que se le da a él… él quiere tener que trabajar para ella, sudar, llorar y sangrar. Vash siente que dejar ir su culpabilidad es un pecado en sí mismo, ya que no respetaría a los que le ha hecho mal, y sin embargo no puede ver que se niega a dejar de lado sus intentos inútiles de expiación y él es una víctima de sus propios crímenes.

De alguna manera sádica, los seres humanos encuentran placer en sí mismo repartiendo justicia. Sin embargo, como nos esforzamos por pagar por nuestros pecados a través de acciones, nunca encontramos satisfacción. Nunca podremos hacer lo suficiente. Cada buena acción o recompensa nos deja temporalmente elevados, sólo para regresar a caer en un charco de culpa. A pesar de salvar cientos de vidas, tal vez incluso más vidas de las que accidentalmente tomó, Vash siente que no ha hecho lo suficiente, no puede, de hecho, nunca hacer lo suficiente y su martirio comienza a rayar en lo auto-abusivo. Lo que busca Vash es la libertad por el peso de sus pecados, pero sus valientes esfuerzos y buenas intenciones no hacen nada para aliviar el peso sino sólo distraerlo del hecho de que está allí en el primer lugar.

 

Mientras Vash tiene un corazón arrepentido, pero lucha para darse cuenta de que su auto-salvación es en vano, Wolfwood reconoce su naturaleza humana falible, pero no ve cómo es que alguna vez puede obtener la salvación, para empezar. Es a través de Vash, por lo imperfecto que es, para que Wolfwood comience a vislumbrar a Cristo. La forma en que Vash elige perdonar y amar a sus enemigos, y la forma en que él elige de ver a Wolfwood como un amigo, incluso mientras Wolfwood tiene planes para entregarle a los malos, crea un cambio de corazón en el sacerdote intratable.

A pesar de sus antecedentes en el culto el Ojo de Miguel, Wolfwood con cautela comienza a orar al Dios de los Cristianos no mucho después de conocer a Vash. Tal vez sea el perdón incondicional de Vash que causa que Wolfwood pueda ver un reflejo del Dios Cristiano y vuelva a Él para el perdón. Mortalmente herido en medio de su batalla final con un viejo amigo-convertido-en-perseguidor, Wolfwood clama a Dios, preguntando si es demasiado tarde para cambiar.

Simbólicamente, su oración es respondida en forma de Vash.

 

“¡Puedes cambiar, Wolfwood!”, Vash afirma, ya que llega en el momento justo para proteger al cura sangrante de su atacante. Envalentonado y libre de sus pecados pasados, Wolfwood es capaz de ayudar a liberar a su viejo amigo de un (literal) demonio personal antes de perecer tranquilamente.

Vash, también, finalmente, tiene ver la inutilidad de sus esfuerzos auto-expiatorios. Tal vez sea sus naturalezas contradictorias, parte Planta infalible y falible humano, las causantes de que se diera cuenta de su imperfección, ya que su naturaleza Planta lentamente se desvanece. Cara a cara con el hombre de confianza de su hermano, Legato, Vash se ve obligado a elegir entre matar al villano Legato y permitir a un buen amigo morir. Lo que es probable que sea una decisión sencilla para la mayoría es angustioso para Vash, como disparar incluso a alguien tan malvado como Legato, significa renunciar a sus esfuerzos de auto-expiación y abrazar a su naturaleza caída. Sin embargo, en esa fracción de segundo, Vash determina que no puede permitir que un hombre inocente, y buen amigo, muera en lugar de Legato.

vash5

Aprieta el gatillo y acepta la inutilidad de su auto-expiación.

Ahora libre para salvar su vida de su propia voluntad, en lugar de ser impulsado por su culpa para hacerlo, Vash se enfrenta con su gemelo malvado, Knives. En el pasado, los repetidos intentos de Vash para ganarle a Knives son imposibles, como Knives nunca podría ver más allá de la hipocresía de la vida de martirio de Vash, solamente matándose lentamente a sí mismo en el proceso. Pero en medio de la batalla final entre hermanos, Vash opta por salvar la vida de su hermano del cañón de fuego, aunque Knives le perfora a través del pecho con su espada. En ese momento, Knives ve que el impulso de Vash no va por alguna agenda de auto-victimización sino por una verdadera convicción.

Ver algo en Vash mucho mayor de lo que puede comprender, Knives lleva a su hermano a la seguridad de una pequeña casa de campo en el desierto. Allí, Knives compromete su propio cuerpo a la tierra en forma de un árbol frutal humilde destinado a satisfacer a Vash y sus cuidadores hasta que Vash se recupere por completo.

Trigun Maximum termina antes de que Vash pueda reconsiderar la oferta de salvación de Cristo, pero en un nivel simbólico, está claro que Vash comprende la futilidad de tratar de trabajar para su propia salvación. Ahora, plenamente humano y desecho de su patrimonio vegetal, Vash parece abrazar metafóricamente su naturaleza falible. Es agradable pensar que tal vez Vash finalmente regresó a alguna iglesia con una nueva perspectiva y encontrar una paz permanente a través de la salvación de Cristo, como lo hizo su amigo Wolfwood.

vash6

La salvación que Cristo ofrece es gratis para nosotros, a pesar de que le costó mucho. La Biblia dice: “Pedid y se os dará”, no “haz estas diez cosas y se os dará”. La metáfora usada frecuentemente en la salvación es como un regalo que puede ser dado, pero es cierto que ninguno lo paga. Trata de pagar a alguien por un regalo todo lo que quieras, pero el regalo en sí es gratis, independientemente de los esfuerzos por tratar de “ganarlo”.

A menudo el orgullo nos ciega a la realidad de la etiqueta del precio inexistente de la salvación. Al igual que Pedro sintiéndose indigno de tener a Jesús lavándole los pies (Juan 13:8), que tendemos a sentir nuestra dignidad amenazada por los actos de bondad que se hacen por nosotros sin esperar nada a cambio. Tal vez por eso Cristo dice a menudo que la humildad sin vergüenza y la fe de un niño eran necesarios para entrar en el Reino de los Cielos.

La salvación está hecha a medida para Wolfwood y Vash, aquellos que sienten que no pueden escapar a su naturaleza pecaminosa, no importando lo que hacen, y los que sienten que deben expiar las malas acciones por su cuenta. Se necesita humildad, una petición humilde de perdón, como Wolfwood, y un abandono del perfeccionismo personal, como Vash, para que hombres armados infames de Trigun pudiesen darse cuenta de la realidad de una salvación más allá de su capacidad. Me gusta pensar que Vash finalmente abrazó el don de la salvación, como Wolfwood lo hizo antes de su muerte; al menos Nightow de forma deliberada, sin embargo, incluyó el mensaje de salvación cristiana dentro de Trigun. Sin duda habló de un poder más grande para salvar dentro del mundo de Gunsmoke.

***

¿Deseas convertirte en un seguidor de Cristo? Aquí está un buen recurso para aceptar el don de la salvación de Dios.

Foto principal coloreada por: Kharamar 8 Nightow

Traducción: Alexis “El Broder” Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s